Año Bisiesto: ¿Por qué es una de las mejores películas porno mexicanas?

A veces para descubrir el éxito moderno que tienen distintas industrias cinematográficas debemos re-descubrir el éxito del pasado y cómo aquel catapultó al reconocimiento que tiene en el presente. Es el caso puntual del cine porno mexicano, que hoy en día es uno de los mejores en todo el mundo, pero que no se ha construido sin una historia detrás.

En esta ocasión, nos toca hablar de una de las producciones más representativas del cine para adultos de México. Y es que Año Bisiesto, dirigida por un australiano-mexicano, logra ejemplificar y poner en escena muchas situaciones que han logrado cautivar a un público experto en la pornografía y otro que, por curiosidad, ha logrado dejarse cautivar por una de las mejores películas para adultos de todos los tiempos. Por cierto, ganadora de la Camera D’Or de Cannes.

Diálogo que hipnotiza

Una de las cuestiones por las que Año Bisiesto fue considerada como una de las mejores películas mexicanas de todos los tiempos es por la sabia construcción de su diálogo. Y es que si algo hemos aprendido en la industria pornográfica, es que los diálogos son indispensables para lograr darle sentido a una penetración cualquiera.

En el caso de esta película, los diálogos son escasos, pero certeros. Logran hipnotizar a la audiencia desde la primera palabra. Hasta la última, que es cuando podemos pestañear.

El enfoque cerrado que abre el pensamiento

Una de las mejores frases de Víctor Hugo rezaba que “todo el significado de infierno está incluido en la palabra soledad. Y en el caso de Año Bisiesto, su protagonista, Laura, es una reportera freelance que, por cuestiones alusivas a su trabajo, y por el hecho de ser indígena, tiene poco o nada fuera de su entorno laboral. Su abrumadora soledad va mutando hasta convertirse en una sensación de desquicio y materialismo sexual que, lejos de aburrir por la sencillez del argumento, lleva al espectador a cuestionarse mil y una cosas –algunas ni siquiera relacionadas con el sexo-.

Así, más allá de un diálogo bien construido, Año Bisiesto cuenta con una de las tramas mejor concebidas. Toda responsabilidad de Michael Rowe, su director.

¿Qué debe aprender la industria de Año Bisiesto?

Más allá de lo desenfrenado y sin tabúes que resulta el sexo entre la pareja protagonista, lo hipnótico y enfermizo de su diálogo y su argumento es lo que permite considerar a Año Bisiesto como una obra maestra en su género.

Por tanto, si hay algo que se debe aprender de este trabajo cinematográfico es a valorar lo que acompaña a la puesta en escena meramente sexual (música, argumento, diálogos, tomas). Una Camera D’Or nos da la razón.

Sin categoría

Una de las escenas más reconocidas del cortometraje “pornos mexicanas”.

La historia del cine erótico nos ha dejado muchas perlas a lo largo de los años. Desde las míticas peliculas del director Toni Brass a las duchas calientes de las escenas de Rogelio Mastón.

Pero nada es comparable a una buena película porno latina

¿Por qué? Te preguntarás querido lector, pues muy sencillo. Dichas historias son parte inequivoca de nuestra locura por el erotismo, del comportamiento salvaje de la mujer y el hombre durante el acto sexual… algo que solo se consigue en peliculas pornos mexicanas.

Los latinos tienen algo, que les convierte en maquinas del sexo.

Esa es la opinión del 99,99% de las mujeres que pasan sus vacaciones en una de las ciudades Europeas bañadas por el mediterraneo, o las jovencitas américanas que aterrizan en Cancún en busca de unas vacaciones repletas de tequila y buen sexo.

“El sexo, mueve el mundo, y una buena película porno te levanta la polla”

Eso lo dijo un famoso director de películas porno mexicanas, que navegaba de América a Europa constantemente vendiendo más de 8.000 horas de material pornográfico en cada viaje. El famoso actor Nacho vidal, también conocido como productor porno, es una de las personas más influyentes del mundo porno en México.

Con una de sus producciones se contratan a más de 300 actrices mexicanas.

Sus vídeos tienen un toque muy amateur o inclusive casero, pero aun así sigue siendo una superproducción del hollywood del sexo. Los americanos prefieren algo más artificial, directo y con menos morbo. Pero en cambio un buen latino, aprecia estas producciones con un toque menos preparado, y que solo se consigue con unas buenas actrices porno mexicanas.

Las famosas que se dedican al porno.

Muchas de las famosas que hoy en dia vemos en la televisión… bueno, no tantas quizás solo un 16%… han grabado alguna escena porno en una película. Y si, digo escena porno, porque aun que salga en la misma serie Juego de Tronos, no deja de ser una escena así.

Es porno, señores, dejad de vendarse los ojos y decir que es una escena érotica.

Qué linea hay entre el porno y una escena erótica? La corrida, solo esa.

Y eso es todo, únicamente la corrida es lo que diferencia una película erótica de una pelicula porno mexicana.

Sin categoría

El cine convencional, utiliza el sexo para darse vida. Atrae al público.

Siempre y en toda circunstancia se habla de las fantasías sexuales que podemos llegar a tener los hombres, mas en muy pocas ocasiones se mencionan las fantasías que pueden llegar a tener las mujere y que aun pueden ser considerablemente más sexuales y creativas que las que nosotros tengamos. Empecemos.

Las fantasias sexuales nutren al cine convencional

Las mujeres desde hace décadas han soñado con ser stripper a lo largo de una noche. Los cambio de papeles son otra de las cosas que se encuentran entre sus fantasías. Conforme muchas stripper y personas que han logrado cumplir su fantasía se han excitado de sobremanera una vez han hecho un desnudo al ritmo de la música cautivando a un público.

Pese a no ser absolutamente lesbianas han soñado con tener relaciones con una mujer bella, quieren cumplir su fantasia lessbica mas desean que se haga con una mujer tan bella que no puedan arrepentirse de semejante hecho. Algo de experiencia sin tener que cruzar la línea gay.

Al menos una vez han soñado con tener relaciones sexuales con personas observándola, exibicionismo. Las mujeres generalmente les gusta sentirse como unas putas y no hay nada mejor para sentirse como tal, que la miran mientras está follando.

Ser dominada. Esta es una fantasía que por lo general se hace en las parejas con genial sexo, poquito a poco van incrementando sus actividades eróticas que van relacionadas con la dominación hasta que termina amarrada a las cuatro esquinas de la cama.

Para este género de fantasía existen dos vertientes, en la que las mujeres son dominadas y en las que ellas toman el papel de dominatrix o domina. En la primera se puede ver a una mujer con completo control sobre sus vidas y para ellas es algo fantástico perderla durante el sexo, al tiempo que en la otra desea forzar a alguien a tener sexo con ellas podría estar expresando el poco control que tiene sobre su vida diaria.